Volverse a poner en forma tras la Semana Santa

26 abril, 2017 at 12:47 pm
shutterstock_199985132

Ya han pasado diez días desde que terminó Semana Santa, pero si eres de los que durante esa semana no ha hecho absolutamente nada, y además te has pasado un poco más de lo esperado de dulces, comidas ricas en grasas y cervezas, puede que ahora te esté costando la vida recuperar tanto la forma como la rutina a la hora de realizar ejercicio.

Tanto si es tu caso, o aunque en Semana Santa te hayas comportado, hayas estado de vacaciones en las que tu plan es moverte de la tumbona al agua o has sufrido alguna lesión que te ha tenido limitado por un tiempo, te damos unos consejos para que vuelvas a correr como lo hacías antes de desconectar.

Tienes que pensar que esto va enfocado a personas que ya han llevado una cierta rutina en cuanto a actividad física se trata, así que a pesar de llevar tiempo de “vida sedentaria” el cuerpo no parte de cero. Y también cambia mucho si eres un maratoniano hecho y derecho o si por el contrario practicas deporte solo de vez en cuando.

Comienza andando. Y no creas que es una pérdida de tiempo. Dependiendo de cuánto tiempo lleves sin hacer deporte puedes empezar andando unos 15 minutos, después media hora… y así poco a poco ir aumentando el tiempo hasta la hora u hora y media, todo esto combinándolo con un aumento de ritmo. Puedes probar por caminos llanos e ir introduciendo desniveles, así conseguirás que tu cuerpo vuelva a adaptarse al ejercicio sin tener que forzarlo demasiado. Recuerda que si el primer día acabas destrozado probablemente el segundo no seas capaz de colocarte las zapatillas.

Cuando hayas conseguido coger cierta forma, empieza a intercalar sesiones tanto de correr como de andar. Puedes mezclar los días, pero nosotros te recomendamos que en la misma sesión metas dos series. Por ejemplo, empieza andando 10 minutos y corriendo 5 durante una hora, y poco a poco ve variando los tiempos, 9 andando y 6 corriendo… así hasta que consigas prácticamente eliminar los periodos andando.

Cuando lo hayas conseguido el paso está más que claro, es la hora de comenzar a correr.  Ya podrás enlazar con tu entrenamiento de carrera habitual que practicabas antes de tu época de ausencia.

Como te dijimos al principio, el tiempo que le dediques a cada fase depende de tu estado físico, pero ten siempre presente que progresarás mejor si te lo tomas con calma que si realizas un sobre esfuerzo para conseguir tus objetivos antes.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional