¿Sabes respirar durante la carrera?

22 julio, 2016 at 9:00 am
shutterstock_219058054

Seguro que conoces esa desagradable sensación de llevar un tiempo corriendo y que empiece a dolerte el costado. Este dolor conocido como “dolor de caballo” se produce por varias las causas: iniciar demasiado rápido, el estrés mental… Lo que debes hacer es practicar y conocer tus capacidades, conocer la cantidad de oxigeno necesario, el tiempo que te permita realizar una inhalación y exhalación de forma correcta.

Sabemos que dicho así parece excesivamente complicado pero no es así. Los estudios no se ponen de acuerdo, algunos dicen que tienes que respirar por la boca, otros por nariz y boca, otros sugieren respirar cada que el pie se apoya en el suelo.

Lo que debes hacer es prestar atención a tu forma de respirar durante los entrenamientos, así podrás conocer tus requerimientos según la exigencia del ejercicio. Respirar bien hará que tu forma de correr sea mucho más eficiente, lo que se traducirá en distancias más largas con menos desgaste físico.

Quédate con los siguientes consejos, te serán de gran ayuda:

  • Comienza suave, ve acostumbrándote al esfuerzo. Adquiere velocidad tras el calentamiento, cuando tus pulmones, músculos y corazón estén preparados para ello.
  • Si puedes correr con un amigo intenta buscar un ritmo que te permita mantener una conversación con el sin fatigarte o ponte música e intenta ir cantándola. Tranquilo, no te estamos diciendo que esta sea una manera de entrenar perfecta pero sí de aprender a conocer tus necesidades respiratorias y poder controlarlas.
  • Sabemos que lo repetimos mucho, pero la hidratación aquí también es muy importante. Si tienes falta de hidratación tu cuerpo te hará saberlo de una forma u otra, no lo dejes.
  • A pesar de que esto nos lo han dicho siempre desde pequeños, cuando estamos fatigados dejamos de hacerlo, así que te lo recordamos porque es algo imprescindible. Inspira por la nariz y expira por la boca, el aire entrará más depurado y tus músculos faciales estarán más relajados. Cuando adquieres una velocidad considerable utilizas la boca y la nariz al inhalar pero es algo que debes controlar.
  • Realiza respiraciones profundas y cortas para tomar el aire en pequeñas dosis, cuando sea una ruta plana. En subidas realiza inhalaciones profundas y largas para recuperar el aliento, así podrás recuperarte a la demanda de fuerza.
  • Mantén el ritmo al inhalar y exhalar, cada uno tiene un ritmo distinto, por ejemplo puedes apoyarte contando tus pasos, 2 pasos inhala, 2 pasos exhala.

shutterstock_414432937

Si te viene el dolor de caballo de repente baja el ritmo, realiza inspiraciones más profundas y, al momento de exhalar, realiza presiones con los dedos en la zona afectada para aliviarla.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional