Renovarse o… ¡sufrir!

24 agosto, 2016 at 9:56 am
shutterstock_226902493

No es la primera vez que te hablamos de la importancia de las zapatillas a la hora de practicar running. Es el accesorio fundamental si estás dentro del mundo de este deporte, pero tan importante es elegirlas bien como saber cuándo renovarlas. Porque aunque sabemos que te costó elegirlas, y que te encantan, llegará el día de sustituirlas, y ese día no es cuando tengan hasta agujeros de la paliza que le has dado. Hoy vamos a darte unos consejillos para poder identificar cuándo ha llegado el momento de decirle adiós a tus amadas zapatillas.

Uno de los indicadores son los kilómetros. Aunque esto es un tema delicado, es aconsejable cambiar entre 800 y 1.000 km, pero claro, tienes que tener en cuanta que este es solo uno de los indicadores que deberás de combinar con los demás, puesto que no todas las zapatillas aguantan exactamente lo mismo y no todos las gastamos exactamente igual. Pero para que te hagas una idea puedes quedarte con una media aproximada. Normalmente el fabricante suele dar unas instrucciones de la vida media de las zapatillas, tenla en cuenta.

Ponlas en una superficie plana y obsérvalas desde atrás. Por muy fantástica que haya sido tu elección lo cierto es que no pisas igual con ambos pies, si la diferencia es excesivamente significativa… ¡ve buscando unas nuevas!

También puede ocurrir que la suela esté en perfectas condiciones pero esto no quiere decir que las zapatillas también lo estén. Puede que el desgaste se encuentre en los materiales de la mediasuela, que es la encargada de la amortiguación y la estabilidad y suele gastarse antes que la suela. Si ya no notas la amortiguación o no notas el tobillo igual de sujeto debes mirar si hay un problema interno.

Los “defectos” que puede sufrir una zapatilla no solo dependen de ella, la zona por la que corres, tu peso corporal, la intensidad y duración de los entrenos… todos son factores que afectan a la vida de tus zapatillas.

Recuerda que el mejor indicador es tu cuerpo, si empiezas a tener molestias no lo dejes pasar.

Nuestro consejo es que tengas siempre un par de zapatillas, alternándolas le darás tiempo a descomprimirse y así te durarán un poco más.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional