Recomendaciones básicas para practicar running con altas temperaturas

6 julio, 2015 at 7:02 am
Running Calor 1

La llegada de la época estival no suele ser un obstáculo para aquellas personas que han convertido la práctica del running en una costumbre, a las que su propio organismo demanda salir a correr para sentirse mejor y desconectar de la rutina diaria.

No obstante, hay que ser conscientes de que el desarrollo de cualquier disciplina deportiva durante este periodo del año, en el que las altas temperaturas son prácticamente una constante, implica la asunción de una serie de riesgos para nuestra salud, y aun más en aquellas zonas de nuestro territorio en las que el calor se deja notar con mayor virulencia, como el sur o la cuenca mediterránea, o en las que este ascenso de las temperaturas está acompañado de un alto nivel de humedad ambiental.

Por ello, desde Liverpool Deportes, hoy te vamos a ofrecer una serie de consejos prácticos para reducir los posibles efectos negativos de las altas temperaturas sobre nuestro cuerpo, con objeto de que puedas llevar a cabo la práctica de tu deporte favorito en unas adecuadas condiciones de seguridad.

En consecuencia, a la hora de realizar nuestra sesión de entrenamiento deberemos tomar en consideración las siguientes recomendaciones:

  • Familiariza a tu organismo con la sensación de calor; es bastante conveniente que vayas acostumbrándote paulatinamente al desarrollo de tu entrenamiento con altas temperaturas, por lo que sería ideal que durante la primavera comiences a tomar contacto con la práctica del running en aquellas horas en las que todavía hay sol, siempre que tus obligaciones diarias te lo permitan.
  • Busca itinerarios con zonas de sombra y horarios en los que las temperaturas sean más bajas; al menos durante tus primeras rutinas de entrenamiento en verano, procura correr cuando haya anochecido o por aquellas zonas en las que poder resguardarte del sol, a ser posible evitando el asfalto urbano.
  • Reduce la duración de tu calentamiento previo, ya que no es tan necesario como en invierno, dado que los músculos se calientan en verano con mayor rapidez.
  • Selecciona cuidadosamente tu equipamiento deportivo; es preferible la utilización de ropa amplia y que contribuya a la transpiración, favoreciendo el mantenimiento de una temperatura corporal moderada.
  • Procura controlar tu temperatura corporal antes y durante el proceso de carrera; es muy conveniente tomar una ducha previamente al desarrollo de tu entrenamiento. Además, también es recomendable que humedezcas tu ropa y te mojes el pelo si la sensación de calor aumenta en exceso cuando estés entrenando.
  • Es fundamental estar bien hidratado antes de comenzar a correr y a medida que lo vayas necesitando como consecuencia del esfuerzo realizado. Es muy importante que no esperes a tener sed para beber agua o bebidas isotónicas, ingiriendo pequeñas cantidades cada 10 o 15 minutos.
  • Protégete del sol; la utilización de gorras o pañuelos favorece la evaporación del calor a través de la cabeza. Asimismo, es muy recomendable el uso de gafas de sol y cremas de protección solar (superior a un factor 20), para evitar daños.
  • No te exijas más de la cuenta y en cuanto notes algún síntoma de malestar (vértigo, desorientación, nauseas, dolor de cabeza o sensación de cansancio excesivo) detén de inmediato tu entrenamiento, ya que la aparición de un golpe de calor supone un riesgo grave para tu salud.
  • Una vez finalizado tu entrenamiento, favorece la reducción progresiva de tu temperatura corporal, es decir, rehidrátate con bebidas isotónicas y tómate un tiempo para ir a la ducha, evitando hacerlo inmediatamente.

running-calor

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional