Primavera: Running y Alergia

21 abril, 2017 at 1:00 pm
shutterstock_119529214

Quizás no te hayas parado a pensarlo, pero seguramente, si recuerdas cuando eras pequeño, no había tanta gente con alergias. Sin embargo, la primavera se ha vuelto para muchos una época insufrible por estos síntomas, pero ¿qué es la alergia y cómo afecta al running?

Una reacción alérgica tiene lugar cuando un individuo, que ya ha producido anticuerpos en repuesta a un antígeno que en principio era inofensivo, en este caso el alérgeno, vuelve a ponerse en contacto con él. Esto desencadena una reacción de hipersensibilidad inmediatamente después del segundo contacto del individuo con el antígeno en cuestión. En resumen, se trata de una respuesta exagerada de tu sistema inmunológico que, a fin de cuentas, ocasiona un ataque a nosotros mismos.

Ahora bien, aunque pueda parecer exagerado, una alergia puede llegar a limitar en gran medida tu rutina diaria y, por su puesto, la práctica deportiva. La tos, el picor y el lagrimeo de ojos, la mucosidad y la dificultad para respirar con normalidad hace que muchas veces nos veamos obligados a dejar el running, o cualquier otro deporte que practiquemos habitualmente, hasta que pase la temporada de alergia. Pero seamos realistas, el deporte es fantástico pero muy desagradecido. Un mes sin hacer nada hará que te cueste mucho volver a retomarlo, por lo que hoy queremos darte algunos consejos para que no te pase esto:

  • Controla tu alimentación. Hay ciertos alimentos que colaboran a aumentar los síntomas de la alergia, como por ejemplo la leche, ya que aumenta la mucosa. Por el contrario, el zumo de naranja con su alto contenido en vitamina C te ayudará a combatir la alergia.
  • Ten cuidado con el vestuario y los “complementos”. Usar gafas de sol protegerá tus ojos, lo que hará que controles el incómodo lagrimeo.
  • Sal aunque llueva. Realmente en primavera, si sufres episodios alérgicos es el mejor momento para salir a correr, ya que la cantidad de polen se reduce completamente. Así que no seas vago ¡’y a correr bajo la lluvia!
  • Reajusta tu horario. La concentración de polen no es la misma a lo largo del día, así que infórmate de cuándo es más baja y aprovecha para salir. Normalmente las primeras horas de la mañana o caída de la noche son las peores horas para salir, lo ideal suele ser al medio día, pero primero, infórmate.
  • Sabemos que correr en entornos naturales es muy agradable pero en esta época debes evitarlo. Aunque nos cueste decirlo, lo mejor es que optes por rutas urbanas, y si sueles correr en el gimnasio, evita las cintas que estén cerca del aire acondicionado.
  • La respiración es un punto importante en cualquier momento, pero ahora más que nunca. Gana terreno en la medida de lo posible buscando una respiración adecuada a tu ritmo y lo más constante posible. Presta especial atención durante el calentamiento.
  • Y por último, una buena ducha al terminar. No solo por higiene, sino porque te ayudará a templar el cuerpo y a retirar los restos de polen, por lo que respirarás mejor.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional