Open Australia: el primer Grand Slam se retrasa a febrero por el confinamiento

15 enero, 2021 at 11:05 am

El año 2021 plantea de nuevo retos organizativos en cuanto a la logística de algunas competiciones deportivas y la primera del año en tener que superarlos ha sido el Open de Australia.

El primer Grand Slam del año no ha podido celebrarse en sus fechas propuestas iniciales, debido a los protocolos de cuarentena que ha tenido que implantar. Por ese motivo, ha decidido un pequeño retraso que, de momento, no va a impedirnos disfrutar del mejor tenis.

Nuevas fechas para el Open Australia

El Open Australia se celebrará oficialmente a partir del 8 de febrero y hasta la final, que se disputará el 21 de ese mismo mes.

En concreto, 3 semanas más tarde de lo previsto, tiempo más que suficiente para dos cometidos importantes.

El mayor de todos, que los jugadores estén en confinamiento por cuarentena. El país está implantando las medidas de seguridad sanitaria más efectivas que puede y mira con recelo la entrada de cualquier extranjero, sobre todo en una situación en la que el Covid-19 parece recobrar su impacto en todo el mundo.

Por otro lado, este retraso no ha impedido jugar las fases clasificatorias iniciales. Así que, desde el 10 hasta el 13 de enero, se han disputado los primeros encuentros entre nuevos aspirantes al título. Sin embargo, no se han celebrado en Australia, sino en Doha (Catar).

Burbujas, horas limitadas al exterior y aforo en el Open Australia

La situación sigue siendo excepcional. Por ese motivo, se plantea el desarrollo del Open Australia mediante la creación de una burbuja, en la que estarán aislados todos los profesionales.

Un millar de personas, entre los jugadores, todo su personal y los responsables de la organización del torneo.

Además, deberán seguir estrictas normas de convivencia, en las que prima la seguridad sanitaria. La medida más drástica es que solo podrán salir al exterior 5 horas al día y, en la práctica, ya están organizadas. Serán dos horas de gimnasio, dos horas de entrenamiento y una hora para comer. Además, solo se permitirá que están acompañados por dos personas de su equipo.

Respecto al aforo, en principio se mantiene este objetivo, el que sea una competición con público.

Sin embargo, conforme el coronavirus sigue extendiéndose, las limitaciones son mayores. En este momento se plantea un 25% del aforo con las distancias oportunas entre los espectadores. Un total de 250.000 personas que podrán ver en directo este encuentro entre los mejores del tenis mundial.

Los comenarios están deshabilitados