Mitos del running

13 diciembre, 2018 at 2:20 pm
Running

El running, como todo deporte que atrae a muchos aficionados, sufre algunos mitos que no tienen ninguna base que los demuestre, pero que por creencia popular se extienden entre los deportistas.

En este artículo desmontamos algunos de los mitos más famosos del running, que pueden perjudicarte tanto en los resultados de la carrera como a tu propia salud.

La maratón se debe correr con una zapatilla nueva

Pese a que la mayoría de los corredores ya han podido comprobar que correr con una zapatilla nueva está muy lejos de ser algo útil, muchos creen que con un poco de entrenamiento previo con ellas sí es suficiente.

En realidad, es recomendable utilizar unas zapatillas que se hayan amoldado lo mejor posible al pie a medida que le hemos dado un uso efectivo. Si están en buen estado, las zapatillas que utilizas para tus entrenamientos de running pueden ser en realidad las compañeras más fiables en la carrera oficial.

La maratón se debe correr con una zapatilla sucia

Este mito tiene más de superstición que de ciencia. Profesionales de la podología han confirmado que las zapatillas pueden acumular gérmenes con el uso, por lo que es recomendable para tu salud lavarlas después de haberlas utilizado.

Como mínimo, asegúrate de revisarlas antes de la maratón, comprueba que no hay insectos que se hayan podido colar y utiliza para su limpieza productos específicos compatibles con sus materiales.

Los calcetines no son importantes para el runner

En realidad, los calcetines sí son muy importantes para el runner, sobre todo si vamos a realizar la prueba de una competición oficial.

Lo que se suele recomendar es que los calcetines no tengan ninguna costura para que puedas garantizar la comodidad del pie, así como que no estén fabricados en materiales mixtos, es decir sintéticos y algodón al mismo tiempo.

Esto se debe a que cada material busca un fin distinto. El material sintético te ayudará a transpirar mejor, mientras que el algodón busca la absorción del sudor.

Los cordones no son importantes

Otro mito que resta importancia a un elemento de la zapatilla es el de los cordones. Cómo los anudamos y qué firmeza nos ofrecen es primordial en una carrera.

Para empezar, debemos asegurarnos de que hemos atado bien los cordones por seguridad, con el fin de no sufrir tropiezos o incomodidad si el cordón se cuela por dentro de la zapatilla.

Pero además debemos procurar una sujeción firme y estable, que no estrangule el pie en el interior, pero que tampoco permite que este “baile”. Si conseguimos el equilibrio perfecto, tendremos la mayor sujeción del pie que podemos aprovechar durante todo el recorrido.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional