Los mayores errores arbitrales en el deporte

25 febrero, 2019 at 10:08 am
referee on football field showing yellow card

El pasado 17 de febrero se disputó la final de la Copa del Rey de Baloncesto entre el Real Madrid y el Barcelona.

El partido, emocionante desde el primer instante, se empañó en los últimos segundos del encuentro, debido a los errores graves de los árbitros, que erraron tanto por omisión como por acción.

En una primera jugada, los árbitros ignoraron una clarísima falta hacia Singleton, en una jugada que terminó dejando por delante a los madridistas. Ya a punto de rozar el final, el conjunto de árbitros no consideró válido el tapón de Randolph y los puntos de Tomic dieron la victoria definitiva al Barcelona.

Estos errores arbitrales han traído mucha polémica después del partido, incluso con el Real Madrid amenazando con abandonar la ACB.

Si bien no es probable que esto suceda, sí está claro que los árbitros en la final de la Copa del Rey cometieron dos gravísimos errores, más escandalosos si tenemos en cuenta que contaban con medios audiovisuales para ver en cámara lenta las jugadas.

Pero los errores arbitrales no son algo nuevo. Desde que el deporte tiene a estos profesionales regulando cada partido o encuentro, muchas de sus decisiones han sido polémicas o, incluso, han pasado a la historia.

La mano de Dios, el error arbitral más mediático

A la hora de clasificar los mayores errores arbitrales de la historia, puede que la mano de Dios sea el caso más conocido.

Lo protagonizó en 1986 Diego Maradona, en el enfrentamiento entre Argentina e Inglaterra. El delantero argentino superó al guardameta Peter Shilton ¡utilizando la mano! El polémico gol fue válido para los árbitros y sirvió para que Argentina pasara a semifinales.

Las tres tarjetas amarillas en el Mundial de Alemania 2006

Los mundiales son eventos deportivos tensos, en los que cualquier instante puede haber un enfrentamiento. En los Mundiales de Alemania de 2006, el partido entre Croacia y Australia se calentó de forma muy rápida.

El árbitro tuvo que amonestar a Josep Simunic, con tarjeta amarilla en una ocasión, en una segunda jugada ¡y hasta una tercera vez!

Si bien Simunic debería haber sido expulsado al acumular la segunda tarjeta amarilla, el jugador se mantuvo en el terreno de juego. En una nueva jugada volvió a protestar y esta vez sí que le expulsaron.

Como al final la clasificación fue para Australia, el equipo nacional no protestó la inaudita situación.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional