Lesiones frecuentes en runners

1 junio, 2016 at 9:34 am
shutterstock_291041570

A veces tenemos la mala manía de no tomarnos las lesiones en serio y una lesión leve mal curada puede convertirse en algo mucho más grave. Por eso hoy vamos a explicarte cuáles son las lesiones más frecuentes en corredores, para que puedas identificarlas a tiempo y no se conviertan en algo crónico.

Hay determinadas lesiones que pueden darse simplemente por una mala postura al correr, unas zapatillas inadecuadas o la superficie por la que corres.

  • Fascitis plantar. Se da cuando se inflama la fascia del pie, que es una banda de tejido elástico que se extiende desde el calcáneo hasta la zona metatarsal, situada delante de los dedo. La fascia plantar es muy importante puesto que se encarga de mantener el arco plantar, absorber y devolver la energía cuando el pie impacta al correr y protege los metatarsianos para evitar un exceso de flexión de los dedos.  Si al levantarte después de entrenar te suele doler el talón o incluso la planta del pie puedes padecerla. Puede estar provocarla por una mala elección de zapatillas, por pronar en exceso o por no estirar bien la zona. Para evitarlo revisa tus zapatillas, realiza estiramientos de la zona plantar y si ya lo padeces aplica hielo, especialmente después de entrenar, masajea el talón y, si fuera necesario, usa un vendaje.

maxresdefault

  • Tendinitis rotuliana. Es la inflamación del tendón rotuliano. La causa más frecuente suele ser los microtraumatismos repetitivos que se producen cuando corres sobre superficies muy duras y, como suele pasar, un calzado inadecuado la agrava. Existen distintos grados de gravedad, clasificados del 1-5. Si solo te duele después de correr no es grave. Reduce la actividad física, aplica hielo sobre la rótula y si el dolor es intenso usa antiinflamatorios. Un programa de ejercicios suaves de rehabilitación hará que te repongas más rápido. Para prevenirlo, calienta y estira bien antes y después de entrenar.
  • Síndrome de la cintilla iliotibial. Consiste en la irritación de la región lateral de la rodilla provocada por el deslizamiento repetido entre el tendón de la banda iliotibial y el epicóndilo externo del fémur. Lo notarás por un fuerte dolor en la zona lateral externa de la rodilla. Evítalo con estiramientos del glúteo mayor y piramidal juntos con los isquiotibiales.
  • Acortamiento del psoas iliaco. La lesión del psoas iliaco puede aparecer por una contracción brusca excéntrica del músculo. Notarás un dolor localizado en la zona anterior del muslo, en la zona lumbar o en la ingle. Suele ser un problema postural, por lo que educando tu postura y compensando la musculatura podrás evitarlo. Si ya lo padeces el tratamiento es el mismo que para prevenirlo a no ser que ya se encuentre en una fase grave, por lo que deberás acudir a un especialista.

Estas son solo algunas de las lesiones más frecuentes. Para evitarlas estate pendiente de los síntomas y tómate en serio la forma y el equipo de entrenamiento.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional