La piel y el running

30 abril, 2017 at 11:15 am
shutterstock_586221365

A pesar de ser uno de los deportes más completos y que nos aporta innumerables beneficios, el running también tienen sus contras, aunque por supuesto nada que no se pueda solucionar.

Debido a ser un deporte que suele practicarse al aire libre, las condiciones climatológicas afectan mucho a nuestra piel, algo a lo que no solemos prestarle atención ya que solemos estar más pendientes de nuestro rendimiento y de los aspectos positivos.

El running, al igual que otros muchos ejercicios como el ciclismo, el esquí o una gran parte de los deportes acuáticos, son ejercicios de aire libre y aeróbicos, es decir, que requieren un esfuerzo de respiración elevado y, cuando adquieren una determinada intensidad, conllevan también una frecuencia cardíaca más alta. Con todo esto, este tipo de entrenamiento es ideal para quemar grasas y azúcares, ya que estaremos utilizando el oxígeno para generar energía que proviene de nuestros músculos. Sin embargo también puede afectar de forma negativa nuestra piel.

El consumo de oxígeno activo da lugar a la aparición de radicales libres en nuestro organismo, los responsables del envejecimiento prematuro de nuestra piel. Además, cuando exigimos un esfuerzo a nuestro cuerpo, éste empieza a sudar y a subir la temperatura, por lo que los vasos sanguíneos se dilatan y aparece ese efecto de cara enrojecida que seguro que conoces de sobra.

Muchas veces, empezamos a practicar deporte no solo por los beneficios que aporta a nuestra salud, sino por estética, es decir, por la pérdida de grasa. Pero esta pérdida se da en todo el cuerpo, incluida la cara, por lo que vas perdiendo volumen en los pómulos y las ojeras y las patas de gallo se notarán mucho más.

A todo esto debes de sumarle el efecto del sol. Estar moreno está muy bien, pero la radiación solar es una de las causantes de la aparición de arrugas y manchas. Y a esto también hay que sumarle el efecto de la contaminación, que produce irritación, sequedad y pérdida de luminosidad.

Pero como te decíamos, puedes contrarrestarlo tomando un par de precauciones, algunas más evidentes que otras.

  • Para combatir el estrés oxidativo y restablecer el volumen inicial del rostro tienes varias opciones. Las vitaminas son muy importantes, sobre todos las vitaminas C y E, que puedes encontrar en muchas frutas como los cítricos, las manzanas, las fresas, el melón o el kiwi, y también en verduras de hoja verde.
  • Por supuesto es indispensable el uso de protección solar. Hoy puedes encontrar muchas especiales para hacer deporte, por lo que su textura es bastante suave, te protegerá sin aportarte grasa.
  • Hidrata tu piel, tanto antes de salir como después de la ducha al terminar.
  • Una buena opción sería decantarte por cremas con ácido hialurónico, que hidrata y ayuda a rellenas pequeñas arrugas.

Incluye esta rutina a tu entreno y verás como tu piel se ve mucho más bonita y saludable.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional