La alegría “sin medida” de Pawel Fajdek

31 agosto, 2015 at 5:30 am
pawel_fajdek_sonrisa

Ayer se echó definitivamente el telón de los XV Campeonatos Mundiales de Atletismo, que se han venido disputando en el Estadio Nacional de Pekín entre los días 22 y 30 de agosto, organizados por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF).

Estos mundiales han vuelto a poner de relevancia la hegemonía de Usain Bolt en las pruebas de velocidad, que con sus tres medallas de oro en estos mundiales (100 metros, 200 metros y el relevo 4×100 metros) se ha convertido en el primer atleta en alcanzar 13 medallas, 11 de ellas de Oro, adelantando a una leyenda histórica del atletismo, el “hijo del viento”, Carl Lewis. Además, siete de estas medallas las ha conseguido en competiciones individuales, con lo que supera también a otra leyenda, como es el mejor saltador de pértiga de todos los tiempos, el ucraniano Sergei Bubka.

Pero si ha habido una noticia que ha copado las redes sociales, y que ha alcanzado difusión mundial, ha sido la rocambolesca celebración del polaco Pawel Fajdek, tras su triunfo en la competición de Lanzamiento de Martillo.

pawel_fajdek_competicion

Pawel Fajdek revalidó, a sus 26 años, el título mundial conseguido en los Mundiales de Moscú en 2013, con un lanzamiento de 80,88 metros, superando al tayiko Dilshod Nazarov y a su compatriota y compañero de habitación Wojciech Nowicky, quedándose ambos en los 78,55 metros, y dejando fuera del podio al vigente campeón olímpico y de Europa, el húngaro Krisztian Pars (77,32 metros). Hasta hay todo normal…

Pero la verdadera nota curiosa se produjo como consecuencia de su desmedida celebración, que se le fue tanto de las manos dado que, en plena muestra de efusividad, decidió pagar el trayecto en taxi hasta el hotel nada más y nada menos que… ¡con la mismísima medalla de oro conseguida unas horas antes!.

pawel _fajdek_medalla

Tuvo que ser la policía la que localizara al taxista y recuperara la presea dorada, una vez que el atleta polaco se despertó y reparó en lo que había hecho.

A pesar de su complexión propia de un lanzador de martillo, 1,86 metros de altura y 128 kilos, este deportista de aspecto cándido e inocente, por sus mofletes sonrosados, poca barba y gafas finas, es conocido por su trato impecable con la afición y los medios. Pero no es la primera vez que a Fajdek “se le alarga la fiesta”, que ya demostró maneras, según la prensa especializada, tras su triunfo de hace dos años en Moscú.

Todo se solucionó finalmente, pero Pawel, una cosita… Bebe con moderación, es tu responsabilidad.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional