Fortalecer tu cuerpo de forma divertida

25 julio, 2016 at 10:40 am
shutterstock_3806656

Ya sabemos que lo tuyo es el running, pero como ya te hemos comentado en otras ocasiones, los expertos recomiendan realizar ejercicios complementarios para poder estimular todo tu cuerpo por igual.

Pero hoy, te traemos una alternativa muy refrescante, porque los ejercicios que vamos a enseñarte a continuación son para realzarlos ¡en la piscina! ¿A qué ahora no te parece tan mala idea la alternativa?

  • Anda o corre dentro del agua. Con el agua por la cintura puedes comenzar hacia atrás o hacia delante, pero ve alternando, unos 20 pasos a cada lado. Aumenta la velocidad para que no te resulte tan fácil o incluso aumenta el ritmo sin moverte del sitio. Con unos 5 o 10 minutos será suficiente.
  • Zancadas. Tanto hacia delante como hacia los lados. Aquí el agua deberá cubrirte algo menos. Si necesitas apoyarte puedes hacerlo en la propio pared de la piscina o incluso en el bordillo si te resulta cómodo. Cuando hagas las zancadas hacia delante ten cuidado de que tu rodilla no supere los dedos de los pies, podrías lesionar la rodilla. En las laterales los pies tienen que mirar hacia delante, no los gires. Puedes hacer series de 15, 3 con cada pierna en el caso de las frontales.
  • Mantén el equilibrio sobre una solo pierna: Sube una de tus rodillas al nivel de la cadera. Parece fácil, pero intenta aguantar al menos 30 segundos en la misma posición y sin agarrarte a nada. Ve alternando las piernas, y realiza 3 series con cada pierna.
  • Golpes de cadera: Colócate de lateral en una de las paredes de la piscina, estira la pierna que queda en la zona libre, hacia delante, hacia al lado y hacia atrás, vuelve a la posición de reposo y repite. Como antes, 3 series de 15 con cada pierna.
  • Planchas de piscina: Pues ahora empezamos a usar los famosos churros de piscina. Sumerge uno y adopta la posición de plancha ayudándote del churro para no hacerte daño y no resbalarte. Intenta aguantar de 30” a un minutos y repite unas 5 veces.
  • Bicicleta acuática: Envuelve uno o dos churros alrededor de tu espalda y descansa tus brazos en la parte superior del churro para apoyarte en el agua. Mueve tus piernas como si estuvieras dándole a los pedales de una bicicleta. Mantente así 5 minutos.
  • Flexiones: Toma la profundidad a la que estés cómodo y puedas alinear tu cuerpo para las flexiones; apóyate en el bordillo y ¡empieza! ¿Cuántas eres capaz de hacer?
  • Sube la rodilla: De espaldas a la pared sube una rodilla como si estuvieras haciendo marcha sin moverte. Mientras que la rodilla está levantada incluso con la cadera, estira la rodilla. Repite 15 veces con cada pierna durante tres rondas.

¿Sabes lo mejor de esto? Que no solo es efectivo y refrescante, sino que también es muy divertido.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional