Evita que se te carguen las piernas

29 agosto, 2016 at 10:35 am
shutterstock_257918084

Muchas veces te propones salir a correr y sabemos que cuando llevas mucho tiempo sin hacerlo cuesta trabajo volver a coger el ritmo. Si consigues hacerlo pero se te cargan mucho las piernas, el siguiente día de entreno te va a costar el doble salir de nuevo, así que hoy te vamos a dar unos consejos para evitar esa carga y, por consiguiente, esa pereza para el día siguiente.

Normalmente cuando se te cargan las piernas (o cualquier parte del cuerpo que te plantees ejercitar) es porque no estás haciendo algo bien.

El primer error que sueles cometer es la falta de hidratación. Debes tomar agua antes, durante y después del ejercicio. Si tu músculo no está bien hidratado no responderá bien y lo harás trabajar más de la cuenta.

El calentamiento es muy importante y muchas veces lo pasas por alto. Unos pequeños estiramientos, una carrera suave, unas sentadillas… pero recuerda, es solo calentamiento, tiene que ser suave. Así evitarás tanto el cansancio como lesiones absurdas.

Evita las superficies duras y las cuestas. Puede que en el lugar donde vives sea complicado pero si llevas mucho tiempo sin entrenar tu cuerpo agradecerá que lo libres de impactos innecesarios.

Cuanto más corto es tu zancada menos sufren tus músculos y articulaciones porque los impactos son mas leves.

Igual de importante es estirar y descansar después del entrenamiento que calentar previamente. Aunque termines destrozado no pares en seco, es la peor idea que puedes tener. Ve disminuyendo la velocidad progresivamente hasta pararte y, cuando lo hagas, estira la zona del cuerpo que hayas trabajo, respira y descansa.

 Y para rematar, cuando llegues a casa date unos relajantes baños alternando agua fría con agua caliente y pon las piernas en alto.

Seguro que si consigues llevar todos estos propósitos a cabo cuando tengas que volver a entrenar no te costará ningún trabajo y conseguirás coger de nuevo la rutina.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional