Elige el running como tratamiento

19 noviembre, 2017 at 12:24 pm

Tanto nuestra vida como la forma de vivirla ha cambiado a pasos agigantados en los últimos tiempos, y eso se ve reflejado también en las enfermedades. A la orden del día se encuentran la depresión, el estrés y la ansiedad que además todos los datos indican que irán a más conforme vayan pasando los años, y aunque a priori no puedan parecerte muy graves son de las incapacitantes que existen.

Sin embargo, el running es una buena forma de afrontarlas y hoy queremos contarte por qué.

Llamamos estrés casi a cualquier cosa, pero no todo es estrés. Diversos estudios de neurociencia han demostrado que un estado estresante prolongado causan graves daños en el cerebro. Un estado prolongado de tristeza y los pensamientos negativos generan una liberación de neuropéptidos que provocan un desequilibrio en el funcionamiento normal del organismo. Al entrar en este estado el sistema inmunitario disminuye su eficacia, dando lugar a enfermedades tales como cardiopatías, enfermedades cerebrovasculares e incluso cáncer.

Como contrapartida a esto, también se ha demostrado que los deportes aeróbicos que implican una gran cantidad de grupos musculares poseen la capacidad de cambiar los niveles neuroquímicos del cuerpo, lo que influye directamente en las emociones y los pensamientos.

Así que si enlazas una cosa con otra la conclusión es evidente. El running enciende el sistema de recompensa del organismo, lo que hace que se segregue dopamina y serotonina, que son las sustancias responsables de nuestro estado anímico, de ahí que a esta última se la conozco como la hormona de la felicidad. Pero no es lo único que segrega nuestro cuerpo cuando practicamos deporte, las endorfinas son las responsables del placer, el bienestar y la disminución del dolor, es nuestra droga natural, una de las muchas responsables de que nos hagamos adictos al running.

En resumen, practicar running te ofrece un efecto antidepresivo y ansiolítico.

Eso sí, no seas tu propio especialista y sigue algunas pautas. Si padeces algunas de estas enfermedades primero consulta a un médico o a un psicólogo para que te orienten y te ayuden a superarlo.

En cuanto al running, ve paso a paso. Empezar desde abajo es importante, si te exiges demasiado puede que el efecto sea el contrario, pero también tienes que hacer un pequeño esfuerzo. Comenzar a hacer deporte, y más en un estado de ansiedad, estrés o depresión no es nada fácil, oblígate pero con objetivos realistas.

El esfuerzo merecerá la pena. Así que no lo dudes más, ponte esas zapatillas de running preferidas y sal a correr para despejarte.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional