¿Cuáles son los errores más habituales en nuestro comportamiento de carrera?

1 abril, 2015 at 8:02 am
fitness1

La práctica habitual y frecuente de cualquier tipo de deporte, y muy especialmente en el caso del running, ofrece a nuestro organismo una innumerable cantidad de elementos positivos tanto a nivel físico como psicológico, asociados a la generación inconsciente de hormonas relacionadas con la consecución de una sensación de bienestar personal.

No obstante, debemos ser conscientes de que es preciso, sobre todo a lo largo de las etapas iniciales de entrenamiento, tomar una serie de precauciones, con el fin de evitar la adquisición de conductas o automatismos que podríamos denominar antinaturales, ya que a corto o medio plazo pueden producir la aparición de contracturas o lesiones.

Por ello, hoy vamos a centrar nuestra atención en la exposición de aquellos comportamientos involuntarios en la práctica del running que pueden ocasionar un efecto negativo y contrario a los objetivos deseados y que, en consecuencia, es conveniente evitar:

Posición de la cabeza y el cuello: la postura más adecuada en el desarrollo de la carrera se basa en el mantenimiento de la mirada hacia el frente, consiguiendo así que la cabeza y la columna vertebral estén alineadas, previniendo así ejercer una tensión excesiva de las vértebras cervicales.

Brazos: en cuanto al tren superior es muy recomendable seguir dos consejos fundamentales. En primer lugar, un error frecuente está asociado a la contracción excesiva de los hombros, siendo mucho más conveniente conseguir que estén relajados porque, en realidad, la intensidad mayor de esfuerzo se realiza con el tren inferior.

Por otro lado, en relación a la posición y movimiento de los brazos, lo más adecuado es que los mantengamos flexionados, formando un ángulo de noventa grados, y que su movimiento oscile entre el pecho y la cadera.

Cintura y cadera: debemos esforzarnos para mantener la cadera elevada, para mantenerla alineada con nuestro centro de gravedad. Este aspecto se deberá controlar a medida que aumente la distancia de carrera y el cansancio, ya que involuntariamente tendemos a “dejar caer” la cadera.

Los pies y la pisada: este último elemento es fundamental para encontrarnos cómodos en la práctica del running y, sobre todo, para evitar lesiones tanto en los pies como en otras partes del organismo, como las articulaciones.

Para ello, habrá que buscar concentrar la pisada en la parte central del pie, en la zona metatarsiana, con el fin de que la presión no se produzca en la zona de los dedos y, menos aún, que se tienda a correr taloneando.

Es más que posible que estos comportamientos correctos sean realizados de forma automática cuando llevamos a cabo la carrera, e incluso que sean otros los que afecten a nuestra comodidad, pero hemos querido resaltar aquellos errores considerados más comunes y frecuentes por parte de las personas que se dedican profesionalmente al entrenamiento deportivo.

running-men_20130412104139

, , , , , , , , , ,

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional