Consejos prácticos para un mantenimiento óptimo de nuestro calzado deportivo

24 julio, 2015 at 5:30 am
trail-sucias

En nuestra anterior entrada en este blog, desde Liverpool Deportes te ofrecíamos una serie de recomendaciones que consideramos interesantes para la selección del calzado deportivo más adecuado para la práctica del running.

Pero tanto o más importante que adquirir unas zapatillas acordes a nuestras características y rutina de entrenamiento, es llevar a cabo un mantenimiento óptimo de las mismas, evitando así que no aporten toda su potencialidad o, en caso de se encuentren en mal estado y pierdan sus propiedades, puedan provocarnos molestias durante el proceso de carrera o incluso lesiones musculares, de espalda o en las articulaciones.

Para evitar este riesgo, te recomendamos que sigas unos sencillos consejos prácticos que te ofrecemos a continuación.

El primero de ellos es que hay que ser conscientes de que las zapatillas de running tienen “fecha de caducidad”, motivada indistintamente por su utilización o por su falta de uso.

Si no utilizamos nuestras zapatillas regularmente, estas pueden perder flexibilidad y quedarse rígidas, mientras que en caso de que utilicemos un calzado deportivo de forma periódica, este va perdiendo su capacidad de amortiguación, por lo que será necesaria su sustitución tras 800 o 1.000 kilómetros de carrera, atendiendo a las recomendaciones de las marcas fabricantes.

Como esta medición es bastante complicada, te ofrecemos una fórmula de cálculo más sencilla:

  • Si tu rutina de entrenamiento se basa en tres días a la semana, deberías sustituirlas a los 8 o 9 meses.
  • Si entrenas cuatro o más días a la semana, deberías renovar tu calzado deportivo a los 6 meses aproximadamente.

Por otro lado, te aportamos desde este blog unas cuantas normas de mantenimiento que te permitirán aumentar un poco más la durabilidad de tus zapatillas:

  • Procura no utilizarlas en el gimnasio si vas a realizar sesiones que impliquen levantamiento de mucho peso.
  • Desata tus zapatillas para quitártelas y vuelve a atarlas cuando te las pongas, para que no se deformen.
  • Es muy aconsejable mantener nuestro calzado deportivo en un lugar que se encuentre bien ventilado, con objeto de que la sequedad no afecte a los materiales con los que ha sido elaborada.
  • Deberemos dar un tiempo suficiente para su secado tras una sesión de entrenamiento, con el fin de que se elimine totalmente la humedad procedente del sudor o del agua en caso de que haya llovido, evitando siempre ponerlas al sol o cerca de una fuente de calor.
  • Por último, a pesar de que pueda resultar más cómodo, es aconsejable no lavar tu calzado deportivo en la lavadora, ya que lo ideal, siempre que sea posible, es limpiarlo con un cepillo de uñas y jabón neutro.

Zapatillas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional