¿Cómo limpiar nuestras zapatillas de deporte?

15 julio, 2016 at 9:42 am
shutterstock_120147538

Te pasas horas eligiendo unas zapatillas perfectas, porque no vamos a engañarnos, que técnicamente sean adecuadas a nosotros es importantísimo  y puede que sea lo que mas tiempo nos lleve, pero la estética también nos importa: tienen que ser adecuadas y tienen que gustarnos.

Después de tanto tiempo para decidirte llegas a casa con las zapatillas idóneas en todos los sentidos, sales a correr tres días y al cuarto están asquerosas… polvo, barro… Tienes que lavarlas de inmediato, pero… ¿cómo lo haces? Tener un buen mantenimiento de nuestras zapatillas es igual de importante que haberlas elegido bien. Si pasas horas escogiendo y las destrozas en el primer lavado… ¡de poco te habrá servido!

Hoy vamos a explicarte cómo dejarlas impecables sin dañarlas.

Antes de nada te recomendamos es que te tomes tu tiempo para hacerlo y, que si no es época de calor, tengas en cuenta que tardarán en secarse, así que planifícate para ponerte a ello cuando vayas a tener un día descanso en el entrenamiento o si tienes otras zapatillas.

Lo primero que tienes que hacer es buscar un recipiente lo suficientemente grande como para poder sumergirlas. Llénalo de agua templada, agrega jabón neutro y déjalas en remojo una media hora para que la suciedad se reblandezca.

Pasado este tiempo, con un cepillo suave, (recuerda esto, suave, si coges uno demasiado duro podrás deshilacharlas) frótalas bien pero con cuidado. Si el agua no está excesivamente sucia puedes usar la misma que en la que estaban sumergidas, si por el contrario ni se veían las zapatillas, cámbiala y vuelve a echar jabón neutro.

Enjuágalas bien, preferiblemente con una manguera o en la ducha por la presión, y ponlas a secar. Pero no las pongas al sol, ni cerca de una fuente de calor porque podrían deformarse; puedes meterles papel de periódico para que absorban antes la humedad y no se queden aplastadas.

Los cordones y las plantillas (a no ser que sean unas plantillas especiales y te hayan dado alguna recomendación concreta para su mantenimiento) si puedes meterlas en la lavadora.

¡Y se acabó¡ Volverás a disfrutar del running como si estuvieras estrenando zapatillas.

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional