Beneficios de la práctica del running durante el periodo de gestación

29 mayo, 2015 at 7:02 am
running embarazo

Los efectos beneficiosos de cualquier práctica deportiva, y en concreto el running, sobre la condición física de nuestro organismo, en cuanto a la mejora del riego sanguíneo, la respiración o la tonificación muscular, e incluso en lo referente a nuestro estado anímico, son aspectos asumidos por la sociedad y ampliamente contrastados por multitud de investigaciones científicas.

No obstante, siempre han existido ciertas opiniones de personas expertas que limitan los beneficios asociados a su desarrollo de forma habitual en el caso de mujeres embarazadas, llegando a desaconsejar la práctica deportiva ante la posible existencia de repercusiones perjudiciales para el proceso normal de gestación, motivadas principalmente por los impactos continuados que se producen durante el proceso de carrera o por el aumento de la tensión arterial y de la frecuencia respiratoria que podrían causar cuadros de estrés fetal.

Con objeto de analizar la veracidad de este planteamiento socialmente aceptado, un equipo de científicos de la Universidad de Granada, pertenecientes a los grupos de investigación ‘Evaluación Funcional y Fisiológica del Ejercicio CTS262 (EFFECTS 262)’ y ‘Aspectos avanzados en atención clínica a la mujer CTS515’, han desarrollado una investigación piloto dirigida a corroborar la multitud de beneficios que tiene la práctica de ejercicio de alta intensidad durante el embarazo, tanto para el feto como para la madre.

La ejecución de este proyecto se ha basado en el seguimiento y control exhaustivo durante más de un año de la deportista María Luisa Baena, la cual tanto antes de quedarse embarazada como durante la totalidad del embarazo continuó llevando a cabo un entrenamiento deportivo de alta intensidad, con rutinas de entrenamiento relacionadas con la musculación con pesas, la natación o el atletismo, sometiéndose a rigurosas pruebas médicas continuadas.

Según Ángel Gutiérrez Sainz, profesor del Departamento de Fisiología de la Universidad de Granada e investigador principal del estudio, “su bebé nació a término, en la semana 40 de gestación, completamente sano, y hasta el último día María Luisa estuvo entrenando”.

Asimismo, Ángel Gutiérrez considera necesario evitar esa creencia popular respecto a la práctica deportiva, ya que “una mujer sana sin patologías previas no sólo puede, sino que debe hacer ejercicio hasta el final del embarazo, salvo que un médico le indique lo contrario. Lo que realmente es un problema es vivir un embarazo sedentario, pues puede condicionar negativamente el metabolismo del bebé, convirtiéndolo en obeso, y la salud de la madre, con enfermedades asociadas como la diabetes gestacional”.

deporte-embarazo--490x578

, , , , , , , , , , , , ,

Deja tu comentario

Rquerido

requerido

optional